Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


LECCIÓN 9 



REFERENCIAS: LUCAS 21:1-4; MARCOS 12:41-44; 
EL DESEADO DE TODAS LAS GENTES, PP. 565-567 



La ofrenda 
de la viuda pobre 



¿Alguna vez has observado cómo las personas dan sus ofrendas en la iglesia? El dinero se puede 
poner, dejar, caer, arrojar al platillo colector. Un día Jesús observaba a la gente que daba sus ofren- 
das en el templo. ¿Qué pasaba en los tiempos de Jesús? 




^^ esús estaba sentado con sus discípulos en el templo, observando cómo las 

I personas traían sus ofrendas. En aquellos días la gente traía sus ofrendas al 

I atrio del templo y las vaciaba dentro de una caja recolectora. 

I Mucha gente rica vivía en Jerusalén. Vivían en casas bonitas, usaban 

W^^ ropas muy elegantes, y tenían de todo para comer. Después que pagaban 

por sus lindas casas, sus vestidos elegantes y su 
buena comida, tomaban algo del dinero que les sobraba para 
darlo como ofrenda. Iban al templo cuando sabían que ha- 
bría mucha gente. Después de mirar alrededor para 
estar seguros que la gente 
estaba mirándolos, deja- 
ban caer su dinero en 
la caja recolectora. 



Versículo 
pana merDoni^an: 

"Dios ama al que da 

con alegría" 

(2 Corintios 9:7). 



Mensaje: 

Adoramos a Dios 

cuando damos 

alegremente. 



Cling, tling, glin, 
glong. Les gustaba 
que sus monedas hi- 
cieran bastante ruido. 
Querían que la gente 
volteara a ver quién 
había puesto tanto di 




I 



te 



i 



ñero en la caja recolectora. Esperaban que la gente cuchicheara acerca de ellos: — ¿Viste cuánta 
ofrenda trajo? Seguramente es un hombre rico y también muy generoso. 

Jesús sabía que esas personas solamente traían lo que les sobraba después de haber com- 
prado todas las cosas que deseaban para complacerse. Sabía que no habían hecho ningún sacri- 
ficio, no se habían privado de ninguna cosa. No iban a pasar hambre o quedarse sin ropas 
elegantes. 

Luego, Jesús notó que una mujer se acercaba a la caja recolectora. Jesús sabía que su esposo 
había muerto y era viuda. Ella no tenía quien la ayudara, y muchas veces no tenía qué comer. 

Entonces, ella también miró a su alrededor para ver si nadie la miraba. Estaba apenada por- 
que solamente había podido traer una ofrenda pequeñita. Cuando pensó que nadie la estaba 
viendo, deslizó silenciosamente dos moneditas en la caja recolectora y se apresuró a salir. 

Pero Jesús la había visto. Y había visto las dos pequeñas monedas que había deslizado en la 
caja recolectora. Y ella lo había visto, mientras salía. Jesús dijo a sus discípulos: — Esta viuda 
pobre dio más que todos. Porque todos estos dan ofrenda de lo que les sobra, pero ella, en su 
pobreza dio todo el sustento que tenía. 

¡Todo lo que tenía! ¡Todo su dinero! Cuando ella escuchó las palabras de Jesús, "lágrimas de 
gozo llenaron sus ojos al sentir que su acto era 
comprendido y apreciado".* 

No tenía dinero para comprar la cena 
esa noche. Pero ella estaba feliz de dar ^_.^ 

una ofrenda a Dios. Aunque su ofrenda jP^^^'j ^^>^ 

era pequeña, Jesús dijo que había 
dado más que todos los otros porque 
había dado alegremente y de todo 
corazón para Dios. 

*H Deseado de todas las gentes, p. 566. 





%a- 



I 



.^rtggfeajjj^aws^í ^^w ii iwf-'ffciMgy ^í g,M*»^mstiíictJi^f^'sSs^Sm^ 



30 




para 



SÁBADO 

Cada día de esta semana lean juntos la historia 
bíblica y canten el canto del versículo para me- 
morizar que aprendieron en la Escuela Sabática 
(ver p. 48). Hablen de lo que significa "ser un 
dador alegre". 

DOMINGO 

Juntos, busquen y lean Lucas 21:1 al 4. 
Pregunte: ¿Cuál es el objeto más importante 
ti? ¿Lo darías voluntariamente 
como una ofrenda para Dios? / i""- 

Ayude a su niño a hacer ■' J 

un "banco de abnegación" 
(una alcancía decorada con 
calcomanías, etc.) Explíquele 
qué significa "abnegación". Esta "-xT 

semana esté pendiente de las oportuni- \ 
dades para demostrar abnegación y aña- 
dir dinero a su banco. 

lüHES 

Pregunte: ¿Qué dio la viuda como ofrenda? 
¿Qué otras cosas podemos dar? (Bondad, obedien- 
cia, ayuda, etc.) Pida a su niño que le mencione 
algo (que no sea dinero) que puede dar a Dios. 

Juegue haciendo representaciones de algunas 
actividades (tales como ayudar a alguien) alegre- 
mente en lugar de enojado. Pregunte: ¿Cómo nos 
pide Jesús que actuemos? ¿Por qué? 



MARTES 

Juntos lean en voz alta Marcos 12:41 al 
44. Actúen la historia con toda la familia. 
¿Qué personajes quiere representar su niño? 
¿Por qué? 




Si su niño todavía no ha utilizado las dos mo- 
nedas que hizo en la Escuela Sabática, ayúdele a 
pensar en alguien a quien contar la historia, con el 
deseo de mostrarle a esa persona el amor de Dios. 

MIÉRCOLES 

Recolecte monedas de diferente valor. 
Explíquele cuánto vale cada una. ¿Una moneda 
grande vale siempre más? Deje que su niño vacíe 
una gran cantidad de monedas en su "banco de ab- 
negación" ¿Cómo suenan? Agradezca a Jesús por 
^ el dinero. 

\f JUEVES 

Hable acerca de lo que se usa hoy en 
la iglesia para recolectar la ofrenda com- 
parándolos con los que se usaban en el 
tiempo de Jesús. Cuenten las monedas del 
- -' "banco de abnegación". ¿Cuándo las llevará a 
la iglesia? 

VIEHHES 

Durante el culto esta noche lean acerca de la 
ofrenda de la viuda pobre en El Deseado de todas 
las gentes, pp. 565 a la 567. ¿Cómo se sentía la 
mujer antes de dar y después de dar? 

Piense en tres cosas que los miembros de su 
familia pueden hacer juntos para adorar a Dios. 
Mañana lleve a la iglesia las monedas de su 

"banco de abnega- 
ción". Deje 
que su niño 
las deposite 
como 
ofrenda. 




31